Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Volver

Consejos legales para el traspaso de negocios

Consejos legales para el traspaso de negocios

El traspaso de negocios es una buena opción para el emprendimiento. Permite empezar una aventura económica sin partir de cero, contando ya con una operativa comprobada, una cartera de clientes y activos en funcionamiento.

Pero adquirir el traspaso del negocio también tiene contrapartidas. Principalmente se relacionan con la situación actual del negocio, al respecto de sus deudas y cargas, y con el desconocimiento de su operativa o cultura empresarial.

De modo que el traspaso de negocios, aunque sea una buena oportunidad, no está exento de riesgos. Y este es el motivo por el que conviene estudiar la operación con la ayuda de un abogado especialista en derecho societario, y con experiencia en el traspaso de negocios.

A fin de ofrecer una panorámica sobre las cautelas a adoptar antes de lanzarse a traspasar un negocio, hemos reunido algunos de los consejos imprescindibles a tener en cuenta.

Ventajas y desventajas del traspaso de negocios

Las ventajas del traspaso de negocios guardan relación con el hecho de que se trata de una empresa ya en funcionamiento. Esto implica que ya dispone de proveedores y empleados preparados. También dispone de un know how, que ha sido contrastado con el mercado y ha demostrado su eficacia.

Los negocios traspasados tienen ya una trayectoria, lo que implica valiosos activos intangibles y una cartera de clientes. Por tanto, rentabilizar la inversión suele costar menos tiempo que si hubiera que empezar de cero.

Pero el traspaso del negocio también supone la adquisición de su pasivo. Es decir, las deudas y cargas de la empresa pasarán a su nuevo propietario, por lo que conviene calcular con precisión si el propio negocio podrá hacerles frente o va a resultar deficitario.

Por otro lado, los negocios en funcionamiento tienen ya su propia operativa y cultura corporativa. Aunque esto presenta elementos favorables, también puede ser un impedimento si el nuevo propietario no es capaz de entenderlos y darles cierta continuidad.

No es que el adquirente deba seguir estrictamente las normas de la casa del anterior propietario. Pero sí conviene que sepa cómo trabajaba y cómo lo percibía su público, porque los cambios bruscos pueden pasar factura en la cartera de clientes, la productividad de la plantilla e incluso la rentabilidad del modelo probado por el anterior empresario.

Información sobre el negocio antes de su traspaso

Para paliar estas desventajas resulta imprescindible que el adquirente obtenga toda la información posible del negocio antes de proceder a su compra. Principalmente nos referimos a los libros de cuentas, inventarios, memorias… pero también a manuales corporativos y operativos, condiciones de arrendamiento del local, de los contratos laborales en vigor, de instrumentos financieros… En definitiva, toda la documentación que nos permita obtener una perspectiva realista sobre el estado del negocio.

En este sentido debemos tener en cuenta que no todos los empresarios estarán dispuestos a ofrecernos su documentación empresarial sin más. De modo que lo más conveniente es firmar un contrato de due diligence o confidencialidad, o bien encargar la evaluación inicial a un auditor independiente.

Los abogados con experiencia en traspasos de negocios pueden encargarse de estas tareas. Serán los garantes de la transparencia de la operación, pese a las cautelas que haya que adoptar por cuestiones de confidencialidad y secretos empresariales.

Estudio de mercado y de la operativa previa

Por supuesto, antes de proceder al traspaso conviene estudiar el mercado y la operativa del anterior propietario. No nos detendremos mucho tiempo en este punto porque no es algo estrictamente jurídico, aunque sea una tarea que se puede delegar en el abogado.

Pero sí queremos destacar que es importante acceder al know how de la empresa y conocer los activos informativos de los que dispone. Lo más probable es que queden al amparo de la Ley de Secretos Empresariales, por lo que es probable que haya que establecer garantías de confidencialidad.

También será interesante asegurarse de retener a algunas de las personas clave de la organización, que nos ayuden a realizar la transición. Para ello se puede recurrir a compromisos de permanencia, aunque las vías más efectivas siempre serán los programas de incentivos. Y es que lo máximo que podemos hacer mediante un compromiso de permanencia es obtener una indemnización si la personalidad clave abandona su puesto, pero en ningún caso podremos obligarle a permanecer en él.

De hecho, lo conveniente suele ser que se pacte que el propietario saliente permanezca en la empresa durante un tiempo prudencial, junto al entrante. Esto permitirá al nuevo propietario conocer en detalle cómo se desarrollaba la actividad previamente, evitando posibles impactos negativos del traspaso de poderes.

Cautelas en materia de arrendamiento

Si la actividad se desarrolla en un local comercial arrendado, convendrá que negociemos no solo con el titular del negocio sino también con el propietario del local. Aunque la cesión de este tipo de arrendamientos es libre conforme a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), no debemos olvidar que el arrendador tendrá derecho a elevar la renta hasta en un 20 %.

También es conveniente revisar el contrato de arrendamiento, que en este tipo de alquileres se aplica con preferencia a la propia LAU. De modo que podría contener cláusulas restrictivas que nos ataran las manos a la hora de adaptar el local a nuestras nuevas necesidades.

Otras consideraciones ante el traspaso de negocios

Por último, recordar que dependiendo del sector en que se produzca el traspaso tendremos que tomar otras cautelas adicionales. Así, en sectores fuertemente regulados como la alimentación o la educación deberemos comprobar que el negocio cumple fielmente la normativa sectorial.

También convendrá revisar todos los instrumentos preventivos que tenga o deba tener el negocio. Entre ellos, protocolos de protección de datos, sistemas de compliance, planes de igualdad, registros de jornada y salario…

Aunque estas comprobaciones puedan sonar abrumadoras, lo cierto es que un abogado con experiencia en el traspaso de negocios puede realizarlas íntegramente. No olvidemos que el traspaso de un negocio es una inversión no exenta de riesgos. Por tanto, contar con asesoramiento especializado es clave para evitar contratiempos.

Contacte con nosotros, y nuestros abogados especialistas en derecho de empresa estudiarán su caso concreto. Contamos con:

Despacho de abogados en Barcelona
Despacho de abogados en Tarragona
Despacho de abogados en Reus
Despacho de abogados en Tárrega