Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Volver

Divorcio Contencioso: ¿Una Solución eficaz para divorciarte?

Familia
Divorcio Contencioso: ¿Una Solución eficaz para divorciarte?

El Divorcio contencioso es el procedimiento en virtud del cual se pone fin al matrimonio de forma no consensuada, y la principal diferencia con el divorcio de mutuo acuerdo, es que en el divorcio contencioso, uno de los cónyuges solicita el divorcio sin el consentimiento del otro, requiriéndolo judicialmente mediante presentación de demanda contenciosa, por lo que los plazos son generalmente mas largos que en el Divorcio de mutuo acuerdo.

Es obligatorio que en el divorcio contencioso cada cónyuge acuda representado por un Abogado y un Procurador diferente, por lo que es un proceso más costoso económicamente para los cónyuges, más largo y procesalmente más complicado ya que su duración suele oscilar entre 6 y 10 meses dependiendo del Juzgado.

¿En qué supuestos se debe de iniciar un procedimiento de divorcio contencioso?

Pues bien, para responder a esta pregunta nos haría falta saber las circunstancias peculiares que envuelven a los cónyuges. Sin embargo, en este post podemos dar algunas indicaciones de momentos que pueden derivar hacia un divorcio contencioso, y por lo tanto a una mejor solución del conflicto:

1) El primer caso pasaría por cuanto uno de los cónyuges no se quiere divorciar del otro.

Se trata de la única clase o tipo de divorcio a ejecutar cuando un miembro de la pareja se quiere divorciar del otro, y no obtiene el consentimiento o voluntad de la otra parte para hacer efectivo el divorcio. Esta situación sucede en multitud de ocasiones, en mujeres que lamentablemente han padecido procesos de violencia de género, en los cuales, el marido se niega a colaborar en el divorcio y se niega rotundamente a divorciarse de la que es la esposa que maltrata.

También sucede, en procedimientos de divorcio entre personas con un alto grado de dependencia de la otra, tanto a nivel emocional como económico, en el cual uno de los miembros se niega a aceptar poner fin a la relación sentimental. Por ello, en todas estas clases de procedimiento, no existe otra alternativa que ponerse en manos de expertos y realizar un divorcio contencioso.

2) El segundo caso, se establece cuando uno de los cónyuges no deja ver al otro a los hijos comunes del matrimonio.

Ante conflictos que perjudiquen enormemente y/o gravemente la calidad de vida de los hijos o descendientes, siempre es aconsejable realizar este tipo de proceso, ya que en el mismo intervendrán la figura del ministerio fiscal o fiscalía y la figura de un juez, que juzgará si las conductas que se establecen son o no reprochables y objeto de condena.

Es un proceso en el que se pueden solicitar y aportar informes psicológicos de los menores, en los cuales queda constancia de los problemas que afectan a los mismos, cabe recordar que los hijos menores son la parte vulnerable y la parte a la que se debe de garantizar justicia mediante el juzgador, ya que se entiende que es la parte débil que no ostenta representación y que debido a la minoría de edad, no puede defenderse con igualdad de armas que las partes adultas. 

3) El tercer caso, hace referencia cuando el nivel económico de uno de los cónyuges se ve perjudicado por la separación de los cónyuges.

Es un caso cuasi obligatorio, cuando uno de los cónyuges se encuentra gravemente perjudiciado por el poder adquisitivo que pierde frente a un divorcio, siendo necesario pedir justicia y que la parte afectada, pueda percibir una pensión compensatoria o una pensión por razón de trabajo, debido a los grandes desequilibrios que se han originado fruto del divorcio, ya que una parte continua teniendo el mismo poder adquisitivo y la otra, pierde poder económico y patrimonial en comparación a la situación en la que se encontraba en el pasado, cuando convivía en pareja.

4) El cuarto caso, es cuando existe una relación tensa entre un cónyuge con el otro cónyuge que hace que sea difícil la guarda y custodia con los hijos, al igual que las relaciones entre ellos y terceras personas.

Cuando existe una mala relación entre ambos miembros de la pareja y no es posible formalizar un divorcio de mutuo acuerdo, por existir innumerables divergencias entre los cónyuges, es recomendable iniciar un procedimiento contencioso, para poder solventar dichas disputas mediante la vía judicial.

Cada parte se encontrará representada por su propio abogado y procurador, con lo cual, se garantizará la defensa del cliente hasta el final. Velando por los objetivos y puntos prioritarios del caso, tales como la adopción de la guarda y custodia de los hijos y el establecimiento de una pensión de alimentos digna, para poder mantener a los menores en condiciones.

También puede optar por no divorciarse y separarse legalmente de su cónyuge, por esto es importante conocer las diferencias entre separación y divorcio.

¿Qué medidas se acordarán en un procedimiento contencioso?

  1. Patria potestad, Guarda y Custodia y Régimen de visitas
  2. Régimen de visitas de los nietos con sus abuelos
  3. Atribución del domicilio conyugal y del ajuar
  4. Pensión de alimentos en su caso a favor de los hijos
  5. Disolución del Régimen económico, y liquidación en su caso
  6. Pensión Compensatoria para uno de los cónyuges.

Contacta con abogados especialistas en matrimonios y asesórate con garantías antes de divorciarte

Contacte con nuestro despacho de abogados de familia 
y nuestros mejores profesionales en separaciones matrimoniales estudiaran su caso concreto. 

Disponemos de mucha experiencia en divorcios contencioso en toda España.