Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Volver

¿Puedo impugnar un testamento?

¿En la mayoría de las veces que ocurre?

En muchas ocasiones alguno de los herederos puede verse afectado por las disposiciones que contemple un testamento. En estos casos, impugnar un testamento es un proceso obligatorio, pero este procedimiento tiene una serie de requisitos de derecho civil.

 

¿Cómo se impugna un testamento?

En primer lugar, para impugnar un testamento se debe de tener la condición de heredero y en segundo lugar, deben de haberse cometido errores que posibiliten dicha acción de nulidad del testamento.

Entre los errores más comunes se encuentra la no justificación de desheredar a uno o varios herederos legítimos, la incapacidad del testador al momento de realizar el testamento u otros supuestos como el engaño o coacción en el testador.

¿Cuál es el plazo de prescripción para impugnar un testamento?

El plazo general de prescripción para impugnar un testamento es de 15 años desde el día en el que el testador falleció o desde el instante en que el heredero recibió una copia válida y autorizada del testamento que quiere impugnar.

 

EJEMPLO

Nos encontramos ante una herencia en la cual se deshereda a un hijo legítimo, esta causa puede esconder una impugnación del testamento. El hijo legítimo o los herederos afectados tendrán que probar los motivos por los que el testamento se debería impugnar, sin motivo alguno, y por lo tanto sin justa causa, no habrá nulidad del testamento.