Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información

Aceptar
Volver

Todo lo que debes saber sobre la nueva ley de la Eutanasia

La Ley Orgánica que regula la eutanasia pretende legislar a cerca de la “buena muerte” según se desprende de la exposición de motivos de la propuesta. Podríamos simplificar su definición definiéndola como “acto para dar fin a la vida de una persona, por voluntad expresa de la propia persona y con el fin de evitar un sufrimiento innecesario”.

El objetivo de esta ley, es dar una respuesta jurídica a la ciudadanía, introduciendo un derecho personal e individual a una muerte digna.

Estructura y contenido de la Ley Orgánica de la eutanasia

Según el análisis de nuestros abogados especialistas, la ley está formada por 5 capítulos y varias disposiciones adicionales, transitorias, derogatorias y finales. A continuación analizamos la estructura de la misma:

Capítulo I. Objeto y ámbito de aplicación

El objeto de dicha Ley Orgánica no es otro que regular el derecho de toda persona a solicitar y recibir la ayuda necesaria para morir. Siendo de aplicación a las personas físicas y jurídicas que se encuentren en territorio español.

En el art. 3 se regulan las definiciones de los conceptos básicos del texto:

  1. «Consentimiento informado»: la conformidad libre, voluntaria y consciente del o la paciente, manifestada en pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que, a petición suya, tenga lugar una de las actuaciones descritas en el párrafo f).
  2. «Enfermedad grave, crónica e invalidante»: situación que resulta de una persona afectada por limitaciones que inciden directamente sobre su autonomía física, así como sobre su capacidad de expresión y relación, y que llevan asociadas un sufrimiento físico o psíquico constante e intolerable, existiendo seguridad o gran probabilidad de que tales limitaciones vaya a persistir en el tiempo sin posibilidad de curación o mejoría apreciable.
  3. «Enfermedad grave e incurable»: toda alteración del estado de la salud provocada por un accidente o enfermedad, originados independientemente de la voluntad del o la paciente, que lleva asociada sufrimiento físico o psíquico constante e intolerable y en la que existe un pronóstico de vida limitado, en un contexto de fragilidad progresiva.
  4. «Médico responsable» o «Médica responsable»: facultativo o facultativa que tiene a su cargo coordinar la información y la asistencia sanitaria del o la paciente, con el carácter de interlocutor principal  del mismo en todo lo referente a su atención e información durante el proceso asistencial, y sin perjuicio de las obligaciones de otros profesionales que participan en las actuaciones asistenciales.
  5. «Médico consultor» o «Médica consultora»: facultativo o facultativa con formación en el ámbito de las patologías que padece el o la paciente y que no pertenece al mismo equipo del médico o médica responsable.
  6. «Objeción de conciencia sanitaria»: derecho individual de los profesionales sanitarios a no atender aquellas demandas de actuación sanitaria reguladas en esta ley que resultan incompatibles con sus propias convicciones.
  7. «Prestación de ayuda para morir»: acción derivada de proporcionar los medios necesarios a una persona que cumple los requisitos previstos en esta ley y que ha manifestado su deseo de morir. Dicha prestación se puede producir en dos modalidades:
  8. i) La administración directa al o la paciente de una sustancia por parte del profesional sanitario competente.
  9. ii) La prescripción o suministro al o la paciente por parte del profesional sanitario competente de una sustancia, de manera que esta se la pueda auto administrar, ya sea en el propio centro sanitario o en su domicilio, para causar su propia muerte.
  10. «Situación de incapacidad de hecho»: situación en la que el o la paciente carecen de entendimiento y voluntad suficiente para gobernar su vida por sí mismo de forma autónoma, sin que necesariamente haya resolución judicial de incapacitación.

Capítulo II. Derecho de las personas a solicitar la prestación de ayuda para morir y requisitos para su ejercicio. 

En este capítulo se establecen las bases para que las personas puedan pedir su derecho a la eutanasia, estableciéndose las condiciones para ejercer el derecho.

Según nuestros abogados especialistas en derecho penal, toda persona mayor de edad y en plena capacidad de obrar y decidir puede solicitar y recibir dicha ayuda, siempre que lo haga de forma autónoma, consciente e informada, y que se encuentre en los supuestos de enfermedad grave e incurable o de enfermedad grave, crónica e invalidante causantes de un sufrimiento físico o psíquico intolerables.

Capítulo III. Procedimiento para la realización de la prestación de ayuda para morir

Este capítulo regula el procedimiento a seguir en la realización de la prestación de ayuda para morir y las garantías que deben de aplicarse en la prestación del procedimiento. Cabe añadir la obligación de la existencia de una comisión de control y evaluación para controlar el procedimiento de acuerdo a la ley.

Hace falta mencionar, que en los casos en los que el profesional sanitario aprecia una situación de incapacidad y el paciente esté sujeto a una incapacidad permanente y se haya podido suscribir con anterioridad un documento con las explicaciones previas, se podrá llegar a hacer efectiva la prestación de ayuda para morir dignamente.

Capítulo IV. Garantía en el acceso a la prestación de ayuda para morir

Se regulan las características que garantizan a todo ciudadano el derecho a morir, añadiéndose dicho servicio en los servicios generales del sistema nacional de salud.

¿Efectos de la muerte?

Esta muerte tendrá la consideración de muerte natural a todos los efectos.

¿Se modificará el Código Penal?

Será necesario modificar el apartado 4 del art. 143 del Código Penal, pasándose a redactar de la siguiente forma:

«4. No será punible la conducta del médico o médica que con actos necesarios y directos causare o cooperare a la muerte de una persona, cuando esta sufra una enfermedad grave e incurable o enfermedad grave, crónica e invalidante, en los términos establecidos en la normativa sanitaria.»

¿Cuándo entrará en vigor?

Tal como se indica en la Disposición Final 4ª, entrará en vigor una vez se publique en el BOE, a los 3 meses.

Les recordamos que en Forcam Abogados los abogados penalistas podrán aclararle cuantas dudas le surjan en su caso concreto. 

Puede seguirnos en Linkedin y estar a la actualidad de nuestras noticias.